inversión

avatar_beatriznieto

Mi primer Camino de Santiago

Estas vacaciones he podido cumplir una de las ilusiones que tenía desde que era adolescente, hacer el camino de Santiago.

La experiencia no me ha defraudado, el Camino te da mucho, quiero agradecerlo y animar a quien me lea a que lo haga.

La decisión fue impulsiva, me encontraba débil y triste y pensé que caminar me daría paz.

Todos mis amigos me animaron a que lo hiciera y me ayudaron a prepararme en el mes previo al comienzo.

El 30 de agosto empecé a caminar con una de mis mejores amigas desde Sarria.

Tenía mucha ilusión y también mucho miedo, en ninguno de mis entrenamientos había hecho 20 kilómetros,  en muchos de ellos, lo había pasado mal. Me encontraba en pésima forma física después de 3 meses de reposo por prescripción médica, no sabía si iba a poder, pero tenía que dar todo de mí hasta que mi cuerpo aguantara.

De la primera etapa, desde Sarria hasta Portomarín, fueron 23 kilómetros, llegué agotada, con mis primeras ampollas, me las curé y me acosté.

A pesar de que llegué en ese estado físico, la naturaleza ya había empezado a ayudarme, al día siguiente nos levantamos más temprano y con más fuerza para ir a por la segunda etapa.

Ese cansancio extremo no volví a sentirlo en el resto de las etapas, porque según avanzaban los días, aunque el número de ampollas era mayor, mi energía se multiplicaba, cada día queríamos comenzar antes.

El 3 de septiembre, después de levantarnos a las 04.30h, caminar 3 de las 5 horas durante noche cerrada, llegamos a Santiago, lo hicimos a tiempo de asistir a la misa de las 12.00 h para recibir la bendición del peregrino, a pesar de que nos dijeron que sería imposible por las restricciones de aforo por COVID-19.

Las emociones al llegar a la plaza del Obradoiro te llenan de plenitud, son infinitas y diferentes según lo que el camino haya sido para cada peregrino, pero, la común es la enorme alegría que sientes.

 

El camino me ha vaciado de preocupaciones y me ha dado:

  • Conexión con la naturaleza,
  • Paz interior,
  • Desapego de todo lo que pesa, física y mentalmente,
  • Empatía con el sufrimiento ajeno,
  • Confianza en mí misma,
  • Esperanza,
  • Alegría,
  • Valentía,
  • Fuerza,
  • Aceptación.

 

El camino ha dejado en mi, claridad y paz interior porque:

  • He entendido que no puedo decirle a la vida lo que tiene que darme sino descubrir y aceptar lo que tiene para mí.
  • He aprendido que, si la paz es la ausencia de lucha, el camino a la felicidad no puede ser siempre una batalla constante, sin paz no es posible ser feliz.
  • He experimentado que la naturaleza tiene para nosotros sufrimiento, pero también alegría y esperanza, vivir en conexión con ella nos hace más fuertes.

 

Después del Camino quiero decir sí en mi vida a:

  • Disfrutar de la naturaleza.
  • Cuidar mi forma física.
  • Aceptar los contratiempos y las dificultades que se me presenten sin reactividad y sin victimismo.
  • Tratar con amabilidad a todos los que me rodean.
  • Dejar de quejarme.
  • Vivir con menos.

Empecé el camino llorando todos los días y lo terminé llena de alegría, esperanza y vitalidad. Doy infinitas gracias por una experiencia tan sanadora.

Se que el Camino aún tiene muchas cosas más para mí y por eso me encantaría volver a hacerlo, te animo a que tu también dejes que el camino pase por ti.

¡Buen Camino!

Leer Más
avatar_beatriznieto

Lectura sobre inversión: Cómo vivir de las rentas de JOSAN JARQUE.

Me ha encantado este libro por la sencillez con la que el autor explica su estrategia de inversión “BUY & HOLD”, de la que me ha convencido.  Se trata de comprar y mantener, viviendo de los dividendos que da la cartera.

Su facilidad para transmitirla es resultado de la claridad de su visión y de los buenos resultados obtenidos después de llevar casi diez años viviendo de sus rentas.

Habla de su experiencia con su cartera de valores desde una perspectiva totalmente realista, sin fantasías, y explica los conceptos necesarios para crearla de una forma asequible a cualquiera.

Como ex empleado de banca afirma que la peor opción para invertir en valores es comprar el fondo que te endose el banco, lo que me parece una de primeras  verdades del barquero que aprendí cuando empecé a interesarme en mi oficina.  

Algunas de las ideas interesantes del libro son las siguientes:

  1. Comprar un inmueble para alquilarlo es mitad inversión y mitad auto empleo.
  2. Invierte en valores sólo el dinero que no necesitas para no tener que malvender porque te haga falta.
  3. Hacer las compras de 1500-3000 euros.
  4. Los fondos indexados de referencia, PICTET, AMUNDI Y VANGUARD.
  5. Los fondos de gestión activa de referencia, los de las gestoras BESTINVER, AZVALOR Y COBAS.
  6. Con una cartera de 240.000 euros pueden obtenerse rentas de 1000 euros al mes, logrando una rentabilidad del 5% anual.
  7. En la estrategia BUY & HOLD, sólo es partidario de vender si la situación financiera de las empresas se detriora mucho y peligra el dividendo o si en la venta podemos sacar el dividendo de 20 0 30 años y hay alternativas razonables para invertir lo obtenido.
  8. Es más importante comenzar pronto que invertir grandes cantidades.
  9. Para compras directas de acciones elegir siempre un bróker que no cobre comisión de custodia.
  10. A largo plazo las cotizaciones pierden mucho de su comportamiento caótico y tienen al valor real de las acciones según la situación y expectativas de la empresa.
  11. Muy interesante la opción de, “Vender puts” para ampliar cartera. Se trata de emitir compromisos de compras futuras a un precio determinado. Te pagan prima cuando emites la orden. Te comprometes a comprar a un precio a un determinado vencimiento. Si llega la fecha y la acción está más baja, nos obligan a que la compremos al precio comprometido. Si está más alta no tenemos que comprarlo. En cualquiera de los dos escenarios ya habremos cobrado la prima. Recomienda sólo la opción si estamos convencidos de que queremos esas acciones a ese precio.

Por último, me ha convencido no sólo “Cómo” vive el autor de las rentas sino también “Por qué” lo hace. Su mentalidad se transmite en reflexiones como esta:

“Para ser viejo sólo hace falta una cosa: que te pesen más los recuerdos que las ilusiones”.

Creo que Vivir de las rentas no es una postura cómoda frente a la vida, sino ambiciosa, pretende que dispongamos de tiempo suficiente para hacer realidad nuestras ilusiones.   En Estación de Cártama, a 2 de agosto de 2021.

Leer Más